Exposiciones anteriores

Salón de lo intocable

Germán Portal Garbarino

Texto

¿Qué es aquello “que no puede ser tocado” al que alude el artista Germán Portal en Salón de lo intocable? Son los mitos creados alrededor de la historia del arte. Esto es, creencias y estereotipos que afectan muy directamente a tres campos del relato artístico: el artista como genio, el aura de la obra de arte y el desarrollo de los movimientos artísticos. Según un consenso común, para empezar, el artista es un ser imprevisible, impráctico, tocado por algo indefinible llamado genio que justifica plenamente sus actuaciones. Después, contamos con el mito del aura de la obra de arte, ese aroma intenso y sagrado que perfuma las creaciones del artista-genio, cuya inmanencia se nos recuerda continuamente a través de los protocolos de distancia y las catenarias propias de los museos. Por último, de la personalidad de los movimientos artísticos sabemos que surgieron por el chispazo de un cabecilla, en un lugar concreto del mundo y por generación espontánea, aglutinando a una serie de artistas talentosos –casi todos hombres– que desaparecieron haciendo rictus épicos por el foro, aunque el tiempo ha acabado dándoles la razón. Relatos, todos relatos refrendados por el discurso académico, que no se corresponden con la realidad orgánica del devenir histórico, un devenir que es incontrolable por inabarcable, que tiene su contrapelo y su intrahistoria, esto es, que está poblado de figuras que no se vieron influidas –ni de lejos– por las corrientes de la época, que no eran amigos de nadie y que, por ello, llevaron a cabo un trabajo anónimo que no ha trascendido a los catálogos satinados de divulgación tipo Taschen.

Contra los relatos estereotipados del artista-genio, del aura de la obra de arte y del planteamiento-nudo-desenlace de los movimientos artísticos, Germán Portal ha planteado en el Espai Cub una instalación singular, entre lo bizarro y el descaro puro. Portal ha abarrotado este espacio de 3 x 3 x 3 m de émulos de obras del periodo de vanguardias, referencias a Picasso, Grosz, Boccioni y Giacometti, artistas en el podio de la mitificación histórica. Y comienza la gran broma de Germán Portal: sus nuevas obras basadas en hits de los masters of art están dispuestas en el espacio de forma abigarrada, como si de una exposición de las vanguardias se tratara, evocando un modelo expositivo recargado que recuerda a las Wunderkammer de los siglos XVI y XVII, y que hoy se considera obsoleto. El hecho de plantear un white cube (el modelo expositivo referencial del siglo XX) con una imitación de una exposición de vanguardias dentro, sugiere un juego de espejos que desdobla el hecho expositivo: ¿la exposición son los cuadros que se exponen o la simulación de una exposición obsoleta en ?

Pero el juego continúa y, en esta exposición comprimida que quizás no sea una exposición, las piezas con las que Germán homenajea las formas de los clásicos están hechas con tuberías, cartones ondulados, papel de aluminio y materiales baratos o reciclados. Todo este conglomerado de materiales y formas de hacer caseras se identifica en la contemporaneidad con la filosofía do-it-yourself (DIY), con lo popular y lo accesible. Por consiguiente, el trabajo con materiales precarios y el aspecto DIY que toma Salón de lo intocable desmitifica las formas sagradas de la modernidad y las vanguardias, y –aún más allá– acerca al público la posibilidad de que él mismo produzca sus propias obras. Tal invitación, mostrada de forma tan teatral, tiñe Salón de lo intocable de un cierto tono humorístico que facilita la empatía del espectador con la propuesta.

A la postre, Salón de lo intocable trasluce en el propio artista un placer por la práctica misma del trabajo artístico, un disfrute en el proceso de evocación de las formas del cubismo o del surrealismo. Todo el trabajo de Germán Portal en retrospectiva le revela como un apasionado del arte y su historia, que disfruta citando y referenciando mediante lenguajes artísticos variados que gestiona con solvencia. El disfrute en su oficio de pintor le permite fomentar la reflexión sobre lo que significan las formas del arte en perspectiva histórica, sobre su abuso, sobre la manipulación que han sufrido y en la que quizás hayan participado los propios artistas. Porque, como bien expresó Oscar Wilde, “el único deber que tenemos con la historia es el de reescribirla”.

Germán Portal (Montevideo, 1979) es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y ha completado estudios en la Academia de Bellas Artes de Rávena (Italia). Ha expuesto de manera individual en Nuova Icona (Venecia, Italia, 2005 y 2007) dos proyectos que coincidieron con las ediciones 51ª y 52ª de la Bienal de Venecia y, más recientemente, en la Galería Silvestre (Madrid, 2015). Entre las exposiciones colectivas en las que ha participado destacan CALL 2010 (Galería Luis Adelantado, Valencia), Atelier de Barcelone y Collection LAC (LAC – Lieu d’Art Contemporain, Narbona, Francia, 2013 y 2008, respectivamente), el Premio de Pintura Internacional Guasch Coranty 2012 (Centre d’Art Tecla Sala, L’Hospitalet, Barcelona) y Des-aura (Galería Silvestre, Tarragona, 2015). Ha recibido diferentes ayudas a la creación, como las ayudas para la promoción del arte español y apoyo a las nuevas tendencias en las artes del Ministerio de Cultura (2005), así como ayudas a la movilidad del Institut Ramon Llull (2005, 2007 y 2013). Actualmente es artista residente en Hangar (2014-2016).

Imágenes

Vídeo

Enlaces

Enlaces

Colaboradores

Colaboradores

Cafè Schilling

Cafè Schilling

Hangar

Circuit d'Art contemporani de Barcelona

Circuit d