Exposiciones anteriores

75º

Mar García Albert

Texto

Mar García Albert (Valencia, 1980) encuentra en Before and After –instalación de Franck Scurti (Lyon, 1965) en el Palais de Tokyo de París en 2002– uno de los referentes iniciales para 75°. Scurti introduce un juego performativo que llama especialmente la atención de la pintora valenciana. Varias sillas de jardín, pintadas de azul, se encuentran repartidas por el espacio expositivo como puntos de descanso para informadores y guardias de seguridad. La pintura está húmeda, así que, al levantarse de las sillas, unos y otros pasean por las salas con franjas azules impregnadas en sus ropas.

Más allá de las dinámicas de colaboración entre el personal de sala y Scurti para sorprender al espectador, lo que interesa a la artista no es tanto la broma, sino el uso de la pintura húmeda como principal herramienta de trabajo. Un funcionamiento contrario a la presentación normativa de la pintura en el espacio expositivo, siempre seca. Una condición inestable que marca una temporalidad y una experiencia específica que invita a otro tipo de ritual y de relación con el objeto artístico. Al fin y al cabo, si se seca la pintura, Before and After deja de funcionar.

Tras Presente continuo (2014), primer ensayo en que Mar García Albert expuso un gran lienzo húmedo en la Bienal de Arte Ciudad de Amposta, 75° supone un capítulo central en las investigaciones sobre el factor tiempo aplicado a la pintura. En este sentido, y del mismo modo que registros de presentación tales como el vídeo, el sonido o –directamente– las artes en vivo dependen de una temporalidad concreta, el proyecto apuesta por vincular la duración del hecho expositivo a los condicionantes técnicos, procesuales y temporales del secado del óleo. Un gesto performativo que implica una decisión estricta e inamovible: exponer las obras pictóricas durante el periodo de tiempo en que sigan húmedas y retirarlas inmediatamente en cuanto se sequen.

En esta ocasión, la artista deja de lado el lienzo –históricamente el espacio ideal de la pintura– para crear una suerte de instalación escultórica a base de palos de madera apoyados sobre los muros de La Capella. La inclinación de los palos respecto a los muros marca exactamente los 75° que dan título a la exposición; un ángulo voluntariamente alejado de lo artístico y explícitamente próximo a lo técnico. Una incursión en el objeto, un distanciamiento respecto a la bidimensionalidad que incorpora un nuevo registro conceptual de herencia minimalista: el módulo exacto y su repetición rítmica y cromática por el espacio expositivo.

Pese a la fuerza visual de 75° –la puesta en escena de un conjunto ordenado y pautado de palos de colores dispuestos sobre los muros de piedra de La Capella–, el eje central del proyecto se encuentra en la naturaleza temporal de la exposición. Una temporalidad exacta y definida tanto por los aspectos técnicos del secado de la pintura como por las características ambientales del espacio y de la época del año –pleno verano– en que se desarrolla la muestra. Para ello, la artista ha analizado con detenimiento cada una de las piezas, ha decidido la aplicación de la pintura y, en la medida de lo posible, ha pronosticado el tiempo de exposición de cada uno de los palos. La propuesta se resiste indirectamente a las convenciones marcadas por el calendario expositivo, apostando así por un proceso flexible que quizás acabe antes, o después, de la fecha prevista. Para reforzar su acción, Mar García Albert incorpora al proyecto un contrato firmado con la institución en que se precisan las instrucciones de retirada de los palos según se vaya secando la pintura que los cubre. De este modo, la exposición se convierte en un dispositivo flexible y cambiante. 75° se expone en la Sala Gran de La Capella hasta el 6 de septiembre, pero irá cambiando a lo largo de sus casi dos meses de duración, si no acaba antes. Todo dependerá de la humedad.

Licenciada en Economía por la Universidad de Valencia y en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, Mar García Albert aborda la pintura desde una perspectiva conceptual. Una aproximación metarreferencial que le lleva a analizar el lenguaje pictórico desde registros como el texto, la performance y el tiempo. En definitiva, una pintura que se reivindica constantemente y a su vez insiste en convertirse en algo distinto. Su trabajo se ha presentado en los circuitos de arte emergente del contexto catalán, como la Bienal de Arte de Valls (2012), el programa Sant Andreu Contemporani (2014) y la Bienal de Arte Ciudad de Amposta (2014), así como en exposiciones en la galería Michel Journiac de París (2014) y en la Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona (2010). Actualmente trabaja y reside en París.

Imágenes

Vídeo

Colaboradores

Colaboradores

Cafè Schilling

Cafè Schilling

Hangar

Museu d'Art Contemporani de Barcelona

Museu d

Circuit d'Art contemporani de Barcelona

Circuit d

Bibliothèque Kandinsky Centre Pompidou

Bibliothèque Kandinsky Centre Pompidou

Màster "Espaces, lieux, expositions et réseaux", Université Paris 1 Sorbonne

Màster "Espaces, lieux, expositions et réseaux", Université Paris 1 Sorbonne